Pedro Snchez y ERC refuerzan su alianza con Junts fuera de la mesa de negociacin

 Pedro Snchez y ERC refuerzan su alianza con Junts fuera de la mesa de negociacin

Actualizado

Pedro S

Aprovechando el manifiesto rechazo que la masa separatista demostr en la Diada contra ERC y contra su voluntad de negociar con el Gobierno la celebracin de un nuevo referndum de independencia, JxCat intent dinamitar este martes la mesa de negociacin, pero obtuvo un resultado inesperado. En un golpe de autoridad indito, Pere Aragons expuls a la formacin liderada por Carles Puigdemont del cnclave tras intentar imponer la presencia de miembros ajenos al Govern en la comitiva catalana. ERC abordar en solitario la negociacin bilateral con el Gobierno, descabalgando a la formacin del prfugo del foro que marcar la legislatura catalana y reforzando su alianza con Pedro Snchez para explorar una respuesta al conflicto cataln.

No acept el presidente de la Generalitat que tres de los cuatro representantes designados por los neoconvergentes incumplieran el nico requisito que les haba trasladado: formar parte de su Gabinete. Consciente de que estaba planteando un pulso pblico al dirigente de ERC, JxCat eligi -sin previo consenso con los republicanos- a Jordi Snchez, Jordi Turull, Mriam Nogueras y Jordi Puigner como sus enviados a la negociacin bilateral y difundi sus nombres a la prensa. Lo hizo minutos antes de que fuera a dar comienzo la reunin del Govern en la que deba acordarse la comitiva catalana y a sabiendas de que los dos condenados y su portavoz en el Congreso podran ser vetados por sus socios de Govern, como acab ocurriendo.

El rdago desemboc en una crisis de Gobierno cuyas consecuencias todava estn por aflorar. Tras los pblicos desencuentros entre los socios independentistas que ya dieron al traste con la ampliacin del aeropuerto de El Prat, este nuevo y ms grave episodio mina la mnima confianza con la que ERC y JxCat iniciaron una legislatura con tintes de acabar tan abruptamente como la anterior: si el Govern no implosiona antes, Aragons deber someterse a una cuestin de confianza en 2023 -tal y como acord con la CUP- y sus propios compaeros de Gobierno podran apearlo del cargo.

Quien representa a Catalua es su Gobierno. No pienso permitir que se pierda esta oportunidad histrica, porque un Gobierno del Estado admite por primera vez la existencia de un conflicto poltico y se sienta a negociar, defendi Aragons en una comparecencia extraordinaria pronunciada al trmino de una convulsa sesin del Consejo Ejecutivo, que empez con ms de media hora de retraso tras conocer sorpresivamente el presidente de la Generalitat el desafo de sus compaeros de Gobierno, y que tuvo que ser interrumpido por exigencia de JxCat tras comprobar que el dirigente republicano no tragaba con sus imposiciones. Finalmente, el Govern aprob que la comitiva catalana estuviera nicamente integrada por miembros del Gabinete con el carn de ERC. El acuerdo abra la puerta a que JxCat pudiera sumar a consejeros del Govern a la delegacin, pero los de Puigdemont se negaron a rectificar.

Jordi Snchez asegur que su partido fue vetado por La Moncloa y su apreciacin fue bastante acertada.

En el Gobierno no caus sorpresa la decisin de Aragons. Era lo hablado, lo pactado. En La Moncloa siempre han desconfiado de Junts, sabedores del propsito de Puigdemont de boicotear el dilogo. De ah que amarrasen con ERC que el foro slo sera para miembros de ambos gobiernos. Olvidaban la calculada ambigedad del pasado sobre la posible presencia de figuras como Oriol Junqueras, conscientes de que JxCat jugara todas sus bazas para desestabilizar.

Snchez slo valida la interlocucin con Aragons y ERC y ambos socios de gobernabilidad comprometieron su palabra frente a posibles movimientos de Puigdemont. Tanto socialistas como republicanos son los ms comprometidos con que este dilogo arranque, perdure y presente rditos polticos. Apoyamos la propuesta que ha lanzado el presidente de la Generalitat, expuso este martes Isabel Rodrguez, portavoz del Ejecutivo y que estar en la mesa. Nunca se ha entendido otro marco que no fueran equipos de los dos gobiernos.

Desde La Moncloa dejan claro que la interlocucin es con presidencia de la Generalitat, no con los partidos. Refuerzan el papel de Aragons, al que ya dieron oxgeno con la presencia de Snchez. Socialistas y republicanos necesitan que este foro eche a andar y que perdure en el tiempo para blindar tanto sus posiciones polticas frente a la oposicin como su gobernabilidad: mientras haya dilogo y no haya acuerdos cerrados podrn trasladar que su hoja de ruta sigue vigente.

Cabe la posibilidad de que ERC d marcha atrs para contener la crisis con JxCat? Fuentes de los republicanos sostienen que no. Si quieren pueden aadir miembros del Govern. Si no lo hacen, es cosa suya.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Leave a Reply

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.