El Gobierno justifica el indulto a Oriol Junqueras en su « peso indiscutible en las relaciones entre Catalua y Espaa »

 El Gobierno justifica el indulto a Oriol Junqueras en su « peso indiscutible en las relaciones entre Catalua y Espaa »

El Ejecutivo ha basado hoy en la « utilidad pblica », en que es « lo mejor para Catalua, para Espaa, y lo ms conforme con el espritu de concordia y convivencia de la Constitucin », la concesin de los indultos a los lderes independentistas. Aprobados incluso para quienes reniegan pblicamente de esta idea, el Ministerio de Justicia ha desgranado en nueve expedientes las razones especficas para perdonar a cada uno de los dirigentes las penas de prisin pendientes, aunque mantiene las de inhabilitacin.

En ellos se alude a que el Gobierno quiere responder « a la profunda crisis social y poltica que, desde hace demasiado tiempo, viene condicionando y erosionando la paz social y la garanta de la convivencia democrtica en Catalua y, por extensin, en toda Espaa« . Los indultos se consideran un « mecanismo idneo para rebajar la tensin social y poltica » y « encarrilar la solucin al problema por las vas del dilogo poltico y el entendimiento ».

Y en esta fase de dilogo, que el Ejecutivo y la Generalitat, abordarn en una mesa bilateral, se otorga un papel especial al lder de ERC, Oriol Junqueras. Segn ha avanzado hoy El Espaol y ha publicado despus tambin La Vanguardia en su expediente se destaca que « su peso en el devenir de las relaciones entre Espaa y Catalunya resulta indiscutible », as como el amplio respaldo electoral que ha logrado desde su entrada en prisin.

De hecho, se destaca que se ha mostrado favorable a « la bsqueda de soluciones dialogadas para mejorar la convivencia en Catalunya » y se apunta al artculo de opinin que public el pasado 7 de junio, Mirando al futuro, en el que se « asume que las vas no pactadas unilaterales ni son viables ni son deseables para alcanzar la independencia de Catalunya ».

Entre estas continuas referencias positivas a Junqueras, el escrito del Gobierno da respuesta a la advertencia del Tribunal Supremo de que los indultos a los encarcelados por el procs podran interpretarse como un ‘autoindulto’. La Constitucin impide expresamente que el Gobierno se conceda indultos y el tribunal consider que esto sera ampliable a gobiernos autonmicos, que adems estn gobernados por partidos que sustentan la mayora parlamentaria de Pedro Snchez.

La contestacin del Ministerio de Justicia al Supremo es que la imposibilidad de indultar a los integrantes del Ejecutivo « no cabe extenderla a los miembros de los Gobiernos autonmicos, como muestra el hecho de que, en el pasado, el Gobierno de Espaa concedi un indulto a don Juan Hormaechea por delitos cometidos en el ejercicio del cargo de presidente de Cantabria« .

Jordi S
Jordi Snchez, lder de Junts per Catalunya.Elena Ramn

Casi la misma relevancia que se da a Junqueras se otorga a Jordi Snchez, el nuevo lder de Junts, otra de las personas fundamentales en la bsqueda de una solucin acordada. El Gobierno dice de l que es alguien « clave para la restauracin de la convivencia ». Es « un destacado referente social dentro de mbito independentista » y « uno de los principales actores polticos de la escena catalana », asegura el escrito adelantado por El Peridico.

Aunque se alude tambin a Snchez como « uno de los mximos responsables de los delitos cometidos con ocasin del referndum ilegal y posterior declaracin de independencia », a pesar de que no formaba parte del Gobierno autonmico, ahora se valora que « el mantenimiento en prisin de los referentes sociales y lderes de las principales formaciones independentistas no contribuye positivamente a rebajar la tensin existente ».

« Snchez ha tenido y tiene, como es notorio, un importante valor simblico para el independentismo y para quienes, no siendo independentistas, consideran injusta esa situacin, entre otros factores, por tratarse de un destacado lder social que en el momento de los hechos no ostentaba ningn cargo institucional ». La misma reflexin se hace sobre el lder de mnium Cultural, Jordi Cuixart.

A diferencia de Junqueras, en el caso del ex presidente de la ANC, ha sido ms imperioso razonar el por qu de su perdn ya que, reconoce, « no puede hablarse de arrepentimiento, dado que se ratifica en la legitimidad de los hechos que llevaron a su condena ». Pero, para neutralizarlo, se valora que la carta que envi al lder de ERC, tras el citado artculo, « valora positivamente el indulto como una solucin parcial ». Y se acoge a sus palabras de que el 1-O « fue concebido ms para forzar al gobierno espaol a abrir una va de dilogo y negociacin para lograr un referndum acordado que para proclamar efectivamente la independencia ».

Jordi Cuixart.
Jordi Cuixart.Marga Cruz

El Gobierno estima que « el castigo penal ofrece una utilidad limitada a la hora de pacificar situaciones de conflicto como la que vive la sociedad catalana ». « Es ms, en ocasiones, el cumplimiento de penas privativas de libertad por parte de lderes sociales o polticos puede reforzar las lgicas de desafeccin, generando una falsa percepcin de injusticia en quienes ven a sus representantes encarcelados y en quienes consideran que el castigo es excesivo ».

Aunque no media arrepentimiento el expediente de Snchez subraya que « a pesar de la enorme y trascendental influencia que ejerce en la vida social y poltica catalana no ha vuelto a instigar o cometer ningn otro acto de semejante significado ». Una mencin que tambin se haca sobre Junqueras, que desde 2017 no ha vuelto a « instigar o cometer ningn otro acto de semejante significado ».

Muchos de los argumentos esgrimidos para la liberacin de Snchez han servido tambin para motivar el indulto a Cuixart, segn el escrito publicado por El Peridico. Su permanencia en prisin se plantea « como un claro obstculo para la normalizacin de las relaciones entre las instituciones catalanas y las del Estado, as como un escollo para la superacin del conflicto ».

Aunque « no puede ni debe minimizarse la gravedad de lo ocurrido en Catalua en el otoo de 2017, as como las profundas implicaciones que este episodio present para la paz social y la convivencia democrtica de todos los espaoles », se seala tambin que « la posicin preeminente » de Cuixart en la sociedad civil catalana independentista « es indudable » en estos momentos.

El « inters general del pas » justifica el perdn del presidente de mnium, manifiesta el escrito, en contra incluso « del inters de su beneficiario », que ha manifestado que « lo volvera a hacer » y no avala de ningn modo el indulto. « Esa contumaz actitud que ha mostrado el condenado podra suponer que no merezca el indulto por razones de justicia o equidad, pero no pueden anteponerse al superior inters pblico que inspira la concesin de su indulto ». No hay riesgo de reincidencia, sostiene el Gobierno, porque a pesar de sus manifestaciones pblicas « no ha vuelto a instigar o cometer ningn otro acto delictivo ».

Carme Forcadell y Dolors Bassa.
Carme Forcadell y Dolors Bassa.ANTONIO HEREDIA

En el caso de la ex presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y la ex consellera de Trabajo, Dolors Bassa, los expedientes que ha dado a conocer eldiario.es, apuntan a que han apostado de forma « decidida » por la va del dilogo y en esta lnea apelan a las declaraciones de Forcadell reconociendo que a los independentistas les haba faltado « empata » en otoo de 2017 o la declaracin de la ex consellera en el juicio que renegaba de la va unilateral.

De manera general el Ejecutivo trata de congraciar los indultos con la sentencia del Supremo que los conden por sedicin y malversacin. Aseguran que no la « vacan de contenido », ni se « cuestiona » ni se « modifica » y tampoco « quebranta en absoluto el prestigio » de los tribunales espaoles ». La Sala Segunda del Supremo, que juzg los hechos, consider que este perdn poltico es « una solucin inaceptable ».

Y aunque se subraya que « actuaron ignorando la Constitucin » y sin tener en cuenta  » al menos a la mitad de la sociedad catalana que no piensa como ellos y a la sociedad espaola », el Gobierno cree que « la democracia espaola no se puede olvidar a ellos ».

No dar el indulto, argumentan, contribuira a « la agravacin y cronificacin del conflicto ». « Posiblemente sera ms sencillo para el Gobierno no concederlo, pero, en ese caso, estaramos cruzndonos de brazos ante el mayor problema poltico que tiene Espaa y perdiendo una oportunidad para el reencuentro y la reconciliacin dentro del nuevo clima de normalizacin institucional en Catalua que pretendemos favorecer con esta decisin », indica el Gobierno.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Leave a Reply

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.